3 consejos para elegir un campamento fin de curso

Tiro con arco Cantabria

Campamento de fin de curso en Cantabria

Cuando buscamos en Google opciones para nuestros campamentos de fin de curso, nos encontramos con que tenemos miles de opciones a donde llevar a nuestros alumnos. Si acotamos la búsqueda para centrarnos en nuestra Comunidad Autónoma, Cantabria, seguimos disponiendo de varias posibilidades todavía. Así que, ¿cómo podemos saber cuál es el lugar ideal para el viaje de fin de curso que tenemos pensado?

1- Debe ser un lugar con actividades educativas

Un programa de actividades físicas complementado por otras de corte educativo es vital para los niños: darán rienda suelta a su gran energía mientras continúan su aprendizaje. Por ejemplo, Finca El Mazo está situada en pleno Parque de las Marismas de Santoña, aportando un entorno ideal para convertir este campamento de fin de curso, en un centro de observación de aves y de la naturaleza como ningún otro. Además, su cercanía a lugares como el Museo de Altamira o los distintos museos de Santander, ofrece oportunidades únicas para tratar un sinfín de temas: el mar, la historia, el arte,…

2- Debe ofrecer diversión a raudales

Pero obviamente, el objetivo de un campamento de fin de curso es ofrecer diversión además de aprendizaje, por lo que la posibilidad de realizar multitud de actividades aumenta exponencialmente la capacidad de diversión. Y, siguiendo con el ejemplo (que es el que mejor conocemos), en Finca El Mazo, encontraréis un programa multideporte que hará las delicias de todos los alumnos: desde los omnipresentes fútbol y baloncesto hasta deportes de aventura como el tiro con arco, el viaje en canoa por la Ría de Rada, la torre de aventuras con su muro escalable y su fantástica tirolina… En definitiva, un final de curso por todo lo alto.

3- Debe estar cerca de servicios importantes y lugares increíbles

Aunque en un campamento de fin de curso toda la acción se centrará en el recinto, también se pueden visitar otros lugares que estén cerca y permitan un viaje corto y rápido. En nuestro caso, la villa de Laredo se encuentra a menos de 10 minutos, dejándonos aprovechar su magnífica playa de La Salvé para disfrutar de un baño o actividades como las palas o simplemente tomar el sol. Además, en caso de necesitarlo, dispone de servicios sanitarios de primer orden, abarcando cualquier emergencia que pudiera surgir.

Como vemos, son tres consejos muy sencillos pero que, si el campamento elegido los cumple, asegurarán que ese campamento de fin de curso sea el mejor que tus alumnos hayan vivido. Y, si tienes curiosidad, ¿por qué no echas un vistazo a nuestras propuestas?

Deja tu comentario

Tu email no será publicado

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.