Dori Ruano: “Con cursos como los de Finca El Mazo vamos a conseguir profesionalizar el deporte”

Dori Ruano (Villamayor de Armuña, Salamanca, 11 de enero de 1969) lo ha sido prácticamente todo en el ciclismo. Fue, en los años 90, una de las primeras grandes referencias femeninas que dio este país. Campeona del Mundo en puntuación en Burdeos (1998) después de ser medallista de plata un año antes en Perth y bronce en el mundial de ruta de Lisboa (2001), eclipsada aquella medalla por el segundo arcoíris del cántabro Óscar Freire, su palmarés completo es casi inabarcable.

Su debut olímpico llegó en la cita de Barcelona’92, llegando a obtener el Diploma Olímpico en Sídney (2000) con la séptima plaza conseguida en la prueba de puntuación. Además, fue plusmarquista nacional de la hora (44,50 kilómetros rodados en Anoeta el 12 de octubre de 1996); campeona de España de fondo en carretera en 2001, de contrarreloj en siete ocasiones (1995, 1998, 1999, 2000, 2001, 2003 y 2004), y de puntuación y persecución cuatro años consecutivos (1996 a 1999).

Ruano también ha logrado importantes méritos más allá de la bicicleta. Así, se le concedió el Premio Reina Sofía a la mejor deportista de España en 1998, la Medalla de oro de la Real Orden del Mérito Deportivo del Consejo Superior de Deportes en 2005 (tras habérsele sido concecida la de plata en 1999) o la Orden Olímpica en 1999, entre otros.

Dori Ruano colgó la bicicleta en 2005 y desde entonces se ha dedicado al entrenamiento y la formación deportiva, especialmente en el ámbito del ciclismo. Por ello, y desde el año pasado, Dori Ruano forma parte del equipo de profesionales que imparten la formación del Técnico en Ciclismo de Nivel I y Nivel II en Finca El Mazo, una titulación homologada por el Ministerio y equivalente a un Grado Medio que, como ella misma nos explica, supone el futuro a corto plazo para todos aquellos que quieran enfocar su futuro profesional al mundo de los pedales.

La excorredora salmantina explica que “lo más importante que hay que destacar sobre los Cursos de Técnico en Ciclismo de Nivel I y Nivel II que se realizan en Finca El Mazo es que son titulaciones homologadas por el Ministerio. Existen otros cursos impartidos por las distintas federaciones territoriales, pero los interesados deben saber que estos sólo están enfocados a poder ser director deportivo en una carrera, es decir, para llevar el coche en carrera”.


Dori Ruano imparte el bloque específico de ciclismo


El deporte y, especialmente, la base y las categorías inferiores, se ha convertido en un importante motor del empleo ya que cada vez son más las personas que practican algún tipo de actividad.

Por ello, tal y como desarrolla Dori Ruano, es tan importante que las personas que estarán al cargo de la formación de los nuevos talentos tengan una titulación a la altura del reto. “Los cursos que se ofrecen en Finca El Mazo tienen, como digo, una titulación homologada por el Ministerio y, por lo tanto, son equivalentes a un Grado Medio. La diferencia fundamental, por lo tanto, con las formaciones que se realizan por parte de las federaciones territoriales es que esta titulación también permite a su poseedor ser profesor en una escuela de ciclismo”.

Se trata, al fin y al cabo, de una apuesta por el futuro más inmediato del deporte en España ya que “por el momento, no se ha implantado completamente la regulación, pero eso es algo que sucederá en el futuro. Afortunadamente, el Consejo Superior de Deportes (CSD) y el Ministerio están regulando todas estas titulaciones. Esto significa que la época en la que todo el mundo puede entrenar ciclismo, atletismo, natación… o cualquier otro deporte, se va a terminar. Con esta regulación, se conseguirá que a los ayuntamientos ya nos les servirá un padre o un tío que, porque le gusta hacerlo, viene a dar clase a los niños. Es algo completamente lógico”.

Con todo ello, “vamos a conseguir que la formación en los niveles más básicos, aquellos en los que los niños viven su primer contacto con el deporte, se realice por parte de profesionales y no por voluntarios o familiares. Es algo que me congratula especialmente”.

Una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta a la hora de poner en valor estas titulaciones homologadas como las que se imparten en Finca El Mazo, según Dori Ruano, es que garantizan una formación mucho más amplia y que abarca todos los campos del deporte y, por lo tanto, va más allá de la temática específica de cada especialidad. “Los alumnos a los que yo imparto ciclismo en Finca El Mazo no sólo dan ciclismo, sino que también reciben un bloque común en el que, entre otras asignaturas, tienen anatomía, fisiología… se trata de poner la base del entrenamiento y son cuestiones que, por lo general, desconoce todo el mundo”.

Por todo ello, la excorredora salmantina se congratula de que estas iniciativas van a suponer un cambio muy importante en el trabajo con la base del deporte, algo que a día de hoy “es una locura porque existe una enorme cantidad de legislación. Otra de las ventajas de los cursos como los que se imparten en Finca El Mazo es que la gente sale formada y, por lo tanto, son conocedores de todas estas leyes, algo que no ocurre cuando sólo haces el Nivel I o Nivel II de ciclismo en las federaciones ya que son cursos enfocados únicamente a este deporte”.  

En cuanto a su labor en Finca El Mazo, Dori Ruano explica que “yo me encargo de impartir los módulos de técnica, táctica y entrenamiento de las especialidades ciclistas que son, especialmente, pista y carretera, que es lo que demanda de forma mayoritaria la gente que se muestra interesada en estos cursos”.


Dori Ruano (izq.) junto a los alumnos en Finca El Mazo


Ruano, además, avisa de que “hay que estudiar mucho. Es una formación muy dura y yo he visto cómo los alumnos se tienen que esforzar mucho para superar el curso. Pero es un esfuerzo que valdrá la pena. Todos aquellos que poseen la titulación específica se tienen que preocupar porque porque en un futuro no muy lejano se producirá el cambio legislativo que obligará a estar en posesión de la titulación homologada que se imparte en Finca El Mazo”.

Como ya ha dicho en más de una ocasión, la inminente regulación del sector implicará que sólo aquellos en posesión de las titulaciones homologadas, sin importar sus logros y experiencia anterior, podrán seguir ejerciendo su labor.

Así, Dori Ruano lo ejemplifica de la siguiente manera: “Puedo poner un ejemplo muy concreto para que se entienda y es el de Agurtzane Elorriaga, que es la directora deportiva del equipo Continental UCI femenino Bizkaia-Durango. Ella lleva su equipo desde hace muchísimo tiempo y, además, es Licenciada y tiene los tres niveles de ciclismo. ¿Qué le ha pasado? Pues que el año pasado estuvo haciendo el Nivel I porque su formación en el Nivel I, II y III no está homologada por el Ministerio con las nuevas titulaciones”.

En su caso, la salmantina compaginó su carrera deportiva con los estudios. “Yo me he preocupado en formarme y es de lo que más orgullosa me siento. Muchas veces me preguntan si me siento orgullosa de haber sido campeona del mundo y yo siempre contesto que sí, pero que de lo que realmente me siento orgullosa es de haber invertido mucho tiempo y dinero, de mi formación académica. Es algo que ahora, gracias a este cambio normativo, me está permitiendo ir a Cantabria, a Finca El Mazo, para formar a nuevos alumnos”.

Como tantos otros ejemplos de aquella generación, Dori Ruano fue producto de una decidida apuesta política por el fomento del deporte que arrancó muchos antes de la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. Todos los implicados, desde las instancias políticas hasta las propias federaciones, eran conscientes de que, si España quería cosechar un buen papel en aquella cita, era preciso comenzar la casa por sus cimientos y, por lo tanto, invertir en la base y en el desarrollo precoz de los jóvenes talentos.

Tras el éxito de Barcelona, aquella visión se diluyó. España, que ha dominado muchas áreas del deporte con figuras como la propia Dori Ruano, Miguel Induráin, Alberto Contador, los hermanos Gasol, Fernando Alonso, Iker Casillas y aquella histórica selección de fútbol o los más recientes Rafa Nadal o Alejandro Valverde, Carlos Sáinz o Carolina Marín ha perdido buena parte de aquel punch y se enfrenta, según alertan desde hace tiempo los medios especializados, a una sequía que amenaza con convertir a nuestro país en una nación muy poco relevante en el panorama internacional.

La importancia del trabajo paciente con la base para alcanzar éxitos en la máxima categoría tiene buenos ejemplos en el ciclismo. Reino Unido, que ha dominado el panorama ciclista durante la última década con Sir Bradley Wiggins, Chris Froome, Geraint Thomas o Tao Geoghegan Hart, ha recogidos los frutos de un muy ambicioso programa que comenzó ya en los primeros 2000 British Cycling, lo mismo que ahora ocurre con Eslovenia, un país de apenas dos millones de habitantes que con Primoz Roglič y Tadej Pogačar vive su momento de gloria.

La regulación de las titulaciones deportivas puede propiciar que dentro de unos años esa profesionalidad formativa llevada a la base vuelva a dar sus frutos. “Creo que es una muy buena reflexión”, dice Dori Ruano. “Todo esto va a ayudar a que la formación sea más extensa y, a la vez, específica y, por lo tanto, nos ayudará. Yo me he dado cuenta que los chicos a los que he impartido la formación están muy bien preparados. No me refiero sólo al ciclismo, sino que tienen una muy buena base. Esos es algo que me agrada. Además, casi todos vienen enviados por los propios clubs, lo que significa que se están poniendo las pilas para tener técnicos competentes. Eso será muy bueno”.


Dori Ruano junto a Pedro Delgado


Pero hay que ser paciente. “Efectivamente, los resultados vamos a verlos dentro de un tiempo. Hemos vivido una época en la que la base no ha tenido la importancia que debería tener. En realidad, somos los formados lo que tendríamos que estar al cargo de la base. Creo que es lo que más profesional tendría que ser y, sin embargo, es donde más deficiencias encontramos”.

Todo ello, por supuesto, sin olvidar el enorme auge que está viviendo el deporte femenino a nivel mundial. “En mi caso, mis referentes siempre fueron los hombres y, en concreto, Perico Delgado. Yo empiezo a montar en bicicleta por él”, explica Ruano.

La salmantina recuerda, divertida, que “a Jeannie Longo la descubrí más tarde. ¡Y no fue por la prensa! Fue porque en el 89, en mi primer mundial, fui a Chambery y la vi ganar… (ríe) ¡ella levantaba los brazos y yo acababa de empezar con mi última vuelta! Me quedé a punto de ser dolada. A partir de ahí, sí se convirtió en un referente”.

Todo eso ha cambiado mucho. Dori Ruano explica que ahora “tenemos a Sara (Martín), a la que llevo siguiendo desde hace mucho tiempo y creo que es un gran talento. Estoy segura que para ella su referente ha sido Mavi García y yo la veo que puede seguir los mismos pasos. Cuando yo llevaba el Lointek ella era Cadete o Juvenil y ya la veía muy buenas maneras. Las corredoras de mi generación teníamos referentes a los hombres, que no es malo, pero las más jóvenes ya tienen espejos femeninos en los que mirarse como Mavi, Ane Santesteban… corredoras que se han ido fuera y que en un mundial son las referentes de la Selección”.


INFORMACIÓN Y RESERVAS

Para más información puedes consultar nuestro apartado específico en la web Fórmate en Deporte o llamarnos al 942.67.92.78.

Deja tu comentario

Tu email no será publicado